miércoles, 11 de diciembre de 2013

Vacaciones en Uruguay

Tranquilas, populares y lujosas, las playas uruguayas convocan por sus lindos paisajes, su movida nocturna y su oferta de actividades.

A los atractivos y clásicos destinos de Colonia, Montevideo y Punta del Este, vigentes durante todo el año, se suma la propuesta renovada de la Costa de Rocha que busca afianzarse en estas vacaciones a través de su buena infraestructura hotelera y gastronómica capaz de sorprender a los más exigentes. No hay excusas, Uruguay es uno de los pocos países donde muchos servicios pueden pagarse en moneda turista: pesos, reales, euros o dólares. Y está muy cerca.
    • Atlántida.
       Arribar a la capital del departamento de Canelones tiene beneficios para quienes buscan una playa: es un destino tranquilo, chico, pero con servicios de ciudad. Hay comercios, cine, sitios de interés histórico y propuestas culturales. Además, Atlántida se destaca por sus bosques, que se diluyen directamente en la playa. Es un destino relativamente económico, está a 45 km de Montevideo y a menos de 90 km de Punta del Este, lo que posibilita emprender paseos y días de playa alternativos si el clima no acompaña.


    • Punta del Este. 
      Donde el Río de la Plata se funde con el Atlántico, donde la puesta del sol hipnotiza al jet set regional pero se conservan rasgos de la cultura oriental, se erige Punta del Este, el mayor imán de la costa uruguaya. Sus atractivos no pasan de moda: paseos por Gorlero, el puerto, La Barra, Punta Ballena, Casapueblo, José Ignacio, el parque El Jagüel y la isla Gorriti, por nombrar algunos. Y al grito de las nuevas tendencias, siempre hay algún festival de música, DJ’s internacionales y divertidas fiestas. No es el destino más económico pero a medida que nos alejamos de la península, los precios se vuelven más razonables con la ventaja de que el paisaje no decae.



    • Piriápolis. 
      La postal serrana de Piriápolis, a poco más de 40 km de Punta del Este, es parte del espíritu de esta familiar, coqueta y pionera ciudad balnearia. La angosta playa parece mirar al mar pero todavía es río. El histórico Argentino hotel, el castillo de Piria y la extensa rambla son algunos de los agradables atractivos. Y cuenta con Pan de Azúcar propio, el cerro más alto de Uruguay, ideal para el trekking y para apreciar algunas de las 50 variedades de animales que pueblan la Reserva de Fauna.



    • La Paloma.
       Para alejarse de los consagrados y cada vez más populares balnearios uruguayos, el departamento de Rocha es una buena opción. Pasando la imponente laguna, La Paloma es el primer balneario que aparece, un excelente destino con lindas playas de oleaje variado, un imponente faro, un centro comercial y la posibilidad de degustar toda clase de frescas delicias recién salidas del mar. Otra alternativa, 10 Km al noreste, es quedarse en La Pedrera, un balneario de mar agitado y formaciones rocosas en la costa, que promete buena movida cultural.


    • Cabo Polonio. 
      Es sabido pero vale la pena mencionarlo: hen Cabo Polonio no hay luz, agua corriente ni gas. Tampoco circulan autos y hay que olvidarse de internet. Sin embargo, es el mejor ejemplo de cómo un destino tan peculiar, donde se transitan días tranquilos, despojados de casi toda rutina convencional, atrae a cada vez más turistas que llegan, justamente, para entregarse al descanso absoluto. Eso sí, llegar a este rústico pueblo de pescadores requiere logística: hay que transitar 8 km por la costa, desde la ruta Interbalnearia, a bordo de “camellos”, unos vehículos especializados para atravesar las dunas de este sector de Rocha, donde reinan aves y el sonido de algún lobo marino. Con su arquitectura irregular, las calles de pasto y arena, los sabores del mar y las noches alegres, el verano parece más perfecto.


  • Articulo publicado en Destino Punta del Este