martes, 21 de enero de 2014

Cinco rincones inesperados en Punta del Este

Más allá del tradicional balneario del este de la costa uruguaya los alrededores de Punta del Este encierran bellezas casi desconocidas para los veraneantes. Conozca los cinco secretos mejor guardados del exclusivo balneario.


Un parador escondido entre las dunas de la playa más lejana

La playa Brava de José Ignacio es un must del verano. Hace tiempo que se sabe que esas arenas, engalanadas por el restaurante La Huella, el más exclusivo de todo Uruguay, es una pasarela de tendencias que nadie quiere perderse.
Hay otro parador, al lado y, aparentemente, nada más. El grueso de la gente suele concentrarse allí, en las inmediaciones del famoso faro, donde está “la movida”. Pero la playa es muy ancha y extensa. Los que se animen a una buena caminata hacia el Este se encontrarán con un parador escondido y prácticamente desierto. Se trata del parador Las Rosas, cuyo ingreso por la ruta se ubica enfrente del complejo Laguna Escondida, a pocos kilómetros de la rotonda de José Ignacio.
La playa a esas alturas tiene la arena más blanca y el mar es más azul. En el horizonte puede verse la península y el faro, algunas sombrillas, banderas de auspiciantes y la gente amontonada allí donde es cool amontonarse. La vista es maravillosa y aunque el parador sólo ofrece bebidas, parece un verdadero oasis. Los visitantes de esta playa son en su gran mayoría amantes de los deportes acuáticos y los practican ahí, alejados de los brillos glam de las celebrities.

La tríada de oro: Montaña, bosque y mar

¿Playa o montaña? Esta suele ser la pregunta típica en cualquier ping pong de vacaciones y hay muchos a los que les cuesta optar por una de las dos. Hay un lugar en Punta del Este que conjuga ambos y suma también bosque: el Arboretum Lussich, una de las reservas forestales más grandes en términos de variedad de especies del mundo.
Ubicado al pie de la Sierra de la Ballena, el parque ofrece la posibilidad de practicar senderismo atravesando sus 190 hectáreas de extensión, y desde la cima de la sierra tiene una de las vistas más impactantes de la península, la playa Mansa y el océano. El paseo es soñado. El perfume de eucaliptos invade a los visitantes y los miradores hacen posible obtener las mejores postales del balneario.

La laguna donde se puede caminar sobre las aguas

Parece mentira, pero sucede: en la Laguna de José Ignacio se puede caminar sobre las aguas. Ojo, no hay ningún designio divino en este fenómeno. Solo la naturaleza, que sorprende constantemente.
La laguna, con salida directa al Atlántico, tiene muchos desniveles en el suelo, formando pequeñas islas y en algunas zonas la profundidad es de tan sólo algunos centímetros. Se puede cruzar de costa a costa apenas mojando los pies, lo que convierte este lugar en un perfecto destino para familias con niños. Desde la ruta 10, que lleva a José Ignacio, se ve con claridad cómo la gente “camina sobre las aguas”, y muchos aprovechan para practicar deportes acuáticos.

El rincón lúgubre: un cementerio de 1700

La ciudad de San Carlos se ubica a 15 km de Punta del Este. Para llegar desde La Barra hay que tomar el Camino del Cerro Eguzquiza, ruta recientemente pavimentada que es un placer transitar. A ambos lados se extienden lomadas y el campo uruguayo en su mejor versión de verdes, lagos y horizonte infinito. Frente a la plaza principal de la ciudad, se alza imponente la iglesia más antigua de Uruguay, construida tal como está ahora en 1801 -la de Colonia es anterior, pero está totalmente refaccionada-, San Carlos Borromeo, famosa porque había sido elegida por Shakira y Antonito de la Rúa para dar el sí ante Dios, cuando todavía planeaban casarse y compartían la espectacular chacra La Colorada, paraíso de campo en José Ignacio. La boda nunca ocurrió, pero la iglesia sigue siendo visitada por algunos fanáticos de la cantante colombiana.
El inesperado atractivo de este lugar se descubre, sin embargo, escondido en su fondo: un cementerio con lápidas que datan de mediados del siglo XVIII, muchas de ellas restauradas, que conservan en sus epitafios las historias de algunos de los fallecidos. Como salido de un cuento de Poe, este cementerio no escatima en detalles lúgubres: el color verde grisáceo, las piedras corroídas por el tiempo y las tragedias que llevaron a la muerte a esas personas quedaron inmortalizadas en esas lápidas.

La rosa de los vientos que encapsula la voz

El mito corre desde hace años entre los niños y adolescentes que suelen veranear en Punta del Este. Hay un lugar en la península donde acontece un fenómeno inédito y misterioso.
En una plaza ubicada al lado del faro, frente a la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, en la esquina de 34 y 10, hay un círculo de palmeras en cuyo centro se encuentra un cantero con la forma de la rosa de los vientos. Pararse ahí, exactamente en el medio de la cruz, hablar y dejarse sorprender. esa es la aventura.
La voz se escucha ajena, como encapsulada y uno puede oír el eco de sus palabras, Quienes no estén parados sobre la rosa de los vientos no pueden advertir el cambio en el sonido de la voz. Ni la propia ni la ajena. El fenómeno no tiene lógica, pero es real. ¿Oír para creer? Vale la pena hacer el intento.
Cinco rincones inesperados en Punta del Este
En José Ignacio, una playa inesperada: la del parador Las Rosas. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
En José Ignacio, una playa inesperada: la del parador Las Rosas. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
El Arboretum Lussich es un paseo ubicado en la zona de Punta Ballena, donde se puede observar una vista única de Punta del Este. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
El Arboretum Lussich es un paseo ubicado en la zona de Punta Ballena, donde se puede observar una vista única de Punta del Este. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Laguna con mar abierto. Allí se genera una entrada del mar hacia una laguna donde la escasa profundidad permite caminar sobre las aguas. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Laguna con mar abierto. Allí se genera una entrada del mar hacia una laguna donde la escasa profundidad permite caminar sobre las aguas. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
La glesia de San Carlos, la más antigua de Uruguay, tiene un cementerio que data de mediados del siglo XVIII. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
La glesia de San Carlos, la más antigua de Uruguay, tiene un cementerio que data de mediados del siglo XVIII. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Cuenta la leyenda que en esta plaza ubicada al lado del faro, ocurre un extraño fenómeno cuando alguien se para sobre la rosa de los vientos.. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro
Cuenta la leyenda que en esta plaza ubicada al lado del faro, ocurre un extraño fenómeno cuando alguien se para sobre la rosa de los vientos.. Foto: LA NACION / Sebastián Rodeiro

Fuente: La Nación
  • Articulo publicado en Destino Punta del Este