miércoles, 29 de enero de 2014

Estudian el impacto del puerto maderero en La Paloma


El balneario deberá combinar la pesca, el turismo y el transporte fluvial de madera en un solo recinto portuario. Mientras tanto las autoridades locales iniciaron un estudio para evaluar los impactos económicos, sociales y ambientales que podría generar la actividad operativa del barco maderero en el puerto.
Con el transporte fluvial de madera que comenzó a desarrollarse hace unas semanas entre La Paloma y Fray Bentos, el puerto del balneario rochense se convierte en “multipropósito”, ya que se pretende combinar allí los embarques de madera con la pesca artesanal y el turismo náutico.
El Municipio de La Paloma junto a la Intendencia de Rocha iniciaron este verano un estudio para evaluar los impactos económicos, sociales y ambientales que podría generar la actividad operativa del barco maderero en el puerto. Según dijo a la diaria el suplente del alcalde, Miguel Lázaro, se decidió hacer “un estudio en profundidad para tener elementos objetivos, para dilucidar este tema de una vez por todas”. Afirmó que se trata de “un estudio independiente convocado por nosotros en cada una de las especialidades, con personas capacitadas y sin una posición preestablecida. Este estudio tiene que servir para hablarle a la población de La Paloma”.
El estudio constará de dos etapas. La primera se está llevando actualmente en plena temporada y consiste en ver el comportamiento del turismo frente al movimiento del barco. Por otra parte, se realizará otro análisis de carácter económico y de los impactos en la zona costera, además de uno sobre la contaminación ambiental y sonora y de partículas en la atmósfera. El trabajo continuará en otoño, con el estudio del impacto de la accidentalidad vial y de los efectos sobre la población permanente de La Paloma, además de un análisis sobre el desarrollo del pueblo.
“El Municipio y la Intendencia están haciendo cumplir lo acordado. Quieren tener elementos objetivos para sentarse a negociar en el futuro con las autoridades nacionales y con la población de La Paloma. Mientras tanto el barco está saliendo, estamos atentos a que no se transgredan las cosas acordadas”, concluyó.
Un viaje con gusto a poco
En diciembre del año pasado el barco ya estaba en condiciones de empezar a transportar madera, pero una tormenta lo dañó y se atrasó la salida. Finalmente, el 5 de enero, el buque Alessi, de 150 metros de largo, transportó el primer embarque de madera para la planta de UPM. “El viaje lo hizo a media carga, porque no estaba en condiciones de cerrar las tapas de las bodegas debido a la rotura, y por eso no ha salido con las 4.000 toneladas que permite, sino con 1.500”, explicó Camaño. Está previsto que el barco transporte madera aproximadamente cada cinco días; sin embargo, desde la fecha de zarpe se realizó sólo un segundo viaje, el 14 de ese mes. Según explicó, el acuerdo establece que no se pueden transportar más de 250.000 toneladas de madera por año. Camaño estimó que de la zona de La Paloma se trasladan por vía terrestre hacia Montevideo un millón de toneladas por año, por lo que el puerto estaría captando 25% del flujo de madera de la zona.
Actualmente rige una veda que no permite la circulación de camiones con carga de madera hacia el puerto desde el 15 de diciembre hasta comienzos de marzo, para que no afecte el turismo. Se generaron zonas de acopio en el puerto para acumular la madera que se llevará el buque hasta que termine la veda.

Fuente: La Diaria

Articulo publicado en La Paloma Hoy.