miércoles, 29 de enero de 2014

Un cóctel de bienvenida

El nuevo country manager de Bacardi-Martini llegó con el objetivo de desarrollar el mercado de rones sin descuidar el Martini, favorito para los uruguayos, en un país que califica de chico pero estable

Edwin Alvarado, country manager de Bacardi-Martini Uruguay

En febrero de 2013 el venezolano Edwin Alvarado fue contratado por Bacardi para desarrollar el área comercial en América Latina y para trabajar en un modelo de atención para la compañía a nivel global, como representante de la región en un grupo de 10 personas de todo el mundo.  Luego, en noviembre, fue seleccionado como country manager de la compañía en Uruguay  y se estableció en el país. Previa a la integración a Bacardi, Alvarado había dejado su Venezuela natal para irse a Colombia a trabajar en Empresas Polar – con marcas como Toddy, Quaker, Pepsi, entre otras–. Allí  fue responsable de ventas de la sección de alimentos.
Bacardi Martini Uruguay ocupa a 43 personas. Si bien la mayoría de los productos se importan –como en el caso del whisky William Lawson’s o la linea de rones Bacardi–,  la compañía produce en Uruguay el Martini, Amarga y Grapamiel Victoria –estas dos últimos solo  se producen y comercializan en el país–.
Alvarado habló sobre las ventajas de trabajar en un mercado pequeño, las característica de consumo de los uruguayos y los planes de la compañía.

¿Qué le sorprendió del mercado uruguayo?
Por mi trabajo he recorrido otros países del mundo, y Uruguay es un país con una calidad de vida muy buena y eso se refleja en los factores macroeconómicos. Vengo de mercados más volátiles como el colombiano o venezolano.

¿Qué particularidades tiene trabajar en el mercado uruguayo?
Si bien Uruguay tiene uno de los mercados más chicos, es estable. Las condiciones socioeconómicas te permiten estar trabajando con un crecimiento anual de un dígito pero a diferencia de países mucho más grandes ese crecimientos es sostenido y proyectado a largo tiempo.
Por otra parte, es un mercado muy competitivo en el que hay actores bastante relevantes.
Es un mercado bastante agradable porque hay una libre competencia y podemos trabajar todos los jugadores, siempre y cuando estemos dentro de la ley.

¿Cómo es el consumidor uruguayo?
Le gusta mucho el vermú.  Los uruguayos son los consumidores número 10 de Martini en el mundo, en números absolutos, y per cápita están segundos después de Rusia. En Uruguay, el 70% de las ventas de la empresa son Martini, mientras que el 30% son whisky que la empresa, de hecho es el producto que nos hace llevar el resto de bebidas través de los puntos de venta. Por otra parte, la categoría insignia es nuestra marca madre que es Bacardi en la que lanzamos recientemente Bacardi Big Apple –ron con sabor a manzana– que es el mas buscado en Brasil y que nos ha dado buen resultado aquí también . Sin embargo, la categoría de los rones está menos desarrollada que la del vermú –en Uruguay–  y nosotros estamos tratando de aumentar las ventas de estos productos porque sabemos de las preferencias que tienen nuestros consumidores por los cócteles. De hecho los rones y vodkas vienen creciendo a doble dígito cada año (se excusó de brindar cifras específicas).

¿Cómo planean desarrollar esa categoría?
A partir de la información que tenemos de nuestros consumidores, tratamos de buscar dónde se cruzan sus necesidades con los productos que tenemos para poder satisfacerlos. Los consumidores están buscando más cócteles con la línea de rones y  vodkas. Trabajamos junto con los boliches, restaurantes y resto pubs, y además hacemos activaciones y publicidad en puntos de venta.  Estamos haciendo que nuestros consumidores consigan nuestro producto en todos los sitios en los que un mayor de 18 años pueda comprar alcohol.
Articulo publicado en El Observador