viernes, 24 de enero de 2014

Uruguay: grandes esencias, frasco pequeño

Uruguay es como un mundo entre dos universos. Este país delimitado por el Río de la Plata, Brasil y Argentina, no puede competir en tamaño con sus dos colosos rivales. O sí. Porque reúne en poco espacio bellos paisajes, buenos hoteles, ciudades patrimoniales y paraísos del lujo. Añadámosle una política de incentivos fiscales que figura entre las más atractivas del mundo. El resultado es una mezcla que tiene como coagulante el agradable carácter de su gente.

Uruguay es uno de esos grandes desconocidos del que todo el mundo sabe, aunque solo sepa eso, que no es un país problemático. Una cualidad muy a tener en cuenta en un subcontinente, el sudamericano, donde hacer negocios u organizar viajes se relaciona demasiado a menudo con la inseguridad en los desplazamientos, la necesidad de prestar atención a los robos o la intranquilidad a la hora de circular de manera independiente… Y qué decir de determinadas horas del día. Uruguay se jacta de recibir a celebrities del mundo entero que pasean por Punta del Este rodeados de tranquilidad y discreción.

Estabilidad política

Este pequeño estado ubicado entre Argentina, el Río de la Plata y Brasil es además uno de los más estables políticamente hablando, sin entrar en consideraciones sobre ese presidente que sigue viviendo en su casa de siempre y circula en un coche que no tiene por qué renovar mientras siga funcionando… Uruguay es un país en el que se respira tranquilidad, respeto y ganas de encontrar un terreno de entendimiento que evite levantar la voz. De hecho, según el Instituto para la Economía y la Paz ocupa el puesto 24 de su ranking mundial de destinos pacíficos y el primero de toda Latinoamérica. La poderosa personalidad de sus vecinos juega sin duda un papel en la idiosincrasia uruguaya.

Boom inversor

En los últimos años, el país ha visto crecer su economía de manera continuada, pasando de un pib de 13 millones de dólares en 2005 a casi 50 millones en 2012. Las expectativas apuntan a que Uruguay seguirá viviendo un boom, al menos eso se traduce de las palabras de su ministro de Economía, Fernando Lorenzo, quien afirmó que 2013 se cerraría con volumen de inversión pública y privada que superaría el 21% del pib.
De nuevo, la estabilidad y la seguridad figuran entre las principales razones, las mismas que hacen que el país sea sede de numerosos organismos internacionales con presencia en el continente americano, como el Institut Pasteur, la sociedad gestora del Acuífero Guaraní, la Unión Postal de las Américas o el Parlamento del Mercosur, que son además grandes generadores de eventos en el país.

Accesos

Prueba del potencial de Uruguay para las empresas internacionales es el interés de las compañías aéreas por ampliar su presencia en el país. Desde el pasado mes de junio, la capital está comunicada mediante vuelo directo con Madrid gracias a Air Europa. Air France también inauguró el año pasado una ruta París-Montevideo con escala en Buenos Aires y una duración total del viaje de 15 horas.
Una vez en destino, el aeropuerto se encuentra a 25 km del centro y a 120 de Punta del Este. Desde Buenos Aires, el trayecto en ferry directo dura dos horas y cuarto si el destino es Montevideo, una hora si se trata de Colonia de Sacramento.
Apenas 140 kilómetros separan dos ciudades completamente opuestas: mientras que la capital tiene cierto aire de urbe de provincia sin pretensiones y discreta, Punta del Este es un amasijo de coches de lujo, locales de diseño y lo último en yates en torno a lo que queda del pueblecito que fue, aquel que se creó cuando la burguesía de Buenos Aires cruzó el estuario del Uruguay, o lo que es lo mismo, el Río de la Plata, en busca de playas bonitas.
Algunas mansiones se han convertido en hoteles llenos de encanto ideales para una privatización completa. En contraposición, existen torres de apartamentos de lujo equipados con todas las comodidades, hasta la de tener la barbacoa al lado de la piscina con magníficas vistas sobre la ciudad, el estuario y el océano.

Punta del Este

Es un destino muy demandado por los viajeros de negocios relacionados con el sector inmobiliario. También por profesionales e inversores del sector turístico. No solo por las ventajas fiscales. Hay muchos proyectos nuevos nacidos de la apuesta gubernamental por diversificar la oferta, demasiado asociada al sol y playa. Según explica Sonia Álvarez, responsable de Negocios de la Embajada de España en Montevideo, nuestro país participa activamente en la puesta en práctica de un plan, con ejecución hasta 2020, destinado a la diversificación y desestacionalización de la oferta turística uruguaya. Desde el Ministerio de Turismo, el Gobierno se muestra ambicioso a la hora de apostar por este sector.
Punta del Este también es un destino demandado por los organizadores de incentivos, que prefieren evitar los meses de enero y febrero, cuando los precios se disparan por las vacaciones de argentinos y brasileños. Los mejores para disfrutar de la zona son septiembre y octubre, previos a la temporada alta, con tarifas más asequibles y muchas posibilidades de buen tiempo. Una de las ventajas de « Punta », como la conocen los locales, es que se puede jugar al golf todo el año en los tres campos cercanos a la ciudad.
Si los organizadores quieren ofrecer actividades relacionadas con el juego, Punta de Este es el lugar ideal. El casino del hotel Conrad, ese gigante que marcó un antes y después en el panorama hotelero de la ciudad allá por 1997, recibe chárteres de jugadores brasileños que enseñan sus cartas, duermen en el hotel y regresan a sus casas con el amanecer del día siguiente.
Cerca de la ciudad, en Punta Ballena, se ubica una de las venues más originales del mundo: Casa Pueblo es un delirio arquitectónico salido de la mente del artista Carlos Páez Vilaró. Cuenta con dos terrazas con magníficas vistas con capacidad para 60 y 80 personas. Nada mejor que un día despejado para organizar un cóctel amenizado con las fantásticas puestas de sol.
La Fundación Atchugarry, a 20 minutos de Punta del Este, pertenece a un uruguayo internacional conocido por su trabajo del mármol. Ofrece bonitos jardines con esculturas ideales para un cóctel al aire libre en los meses de septiembre y octubre. También dispone de un anfiteatro abierto donde se pueden organizar conciertos. Se espera que en 2015 abra sus puertas el que será el mayor centro de convenciones y recinto ferial del país, con una inversión pública de 27 millones de dólares. Ya se sabe que contará con un auditorio principal con capacidad para 5.000 personas.

Colonia del Sacramento

Desde Montevideo, los organizadores de incentivo suelen encontrarse ante la encrucijada de dirigir a los participantes hacia el encanto histórico de Colonia de Sacramento o de optar por la dirección contraria y decantarse por Punta del Este. De todos modos, las distancias hacen posible integrar ambas ciudades en un mismo programa. Llegar a Colonia en ferry desde Buenos Aires permite hacer el recorrido de las tres ciudades más emblemáticas del país sin cambiar de dirección. Los buquebús que realizan la travesía por el Río de la Plata se pueden privatizar para grupos muy grandes. La capacidad máxima es de 1.500 personas.
Colonia de Sacramento, con sus coloridas casas y pintorescas calles, aglutina el pasado colonial de Uruguay. El crisol de estilos arquitectónicos responde al cambio de poderes que vivió la ciudad a lo largo de los siglos, del XVII al XIX, entre portugueses y españoles. El barrio histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.
Aquí se encuentra el que dicen es el mejor hotel del país: el Four Seasons Carmelo es un resort de lujo compuesto por bungalows en la costa del Río de la Plata. Cuenta con un campo de golf de 18 hoyos.

Montevideo

La capital tiene unas playas dignas del mejor de los mares, exceptuando los días en los que el estuario Río de la Plata se vuelve amarronado. También es uno de los lugares donde disfrutar con la carne uruguaya en locales para todos los gustos, desde las propuestas del mercado del Puerto a las más exclusivas en restaurantes como Francis.
Son muchos los sitios recomendables para una cita de trabajo, aunque Facal lidera la lista por su ubicación, en la avenida 18 de julio, y por ser una auténtica institución del bocadillo uruguayo por excelencia: el chivito. El helado de dulce de leche casero proporciona éxitos seguros entre quienes quieran conquistar a un cliente a través del estómago.
El restaurante cuenta con un salón privado exterior para 35 personas.
A la hora de organizar convenciones y otros eventos para grupos, la capital cuenta con varias venues de mucho interés: el auditorio nacional Sodre es la sede del ballet nacional dirigido por Julio Bocca. El anfiteatro de 2.000 plazas y un segundo auditorio de estética industrial, con 300 asientos, se ofrecen para eventos empresariales. En cualquier programa de incentivo conviene informarse de la variada e interesante oferta del recinto.
El teatro Solís es el más antiguo de la ciudad y ofrece 1.250 localidades en su sala principal. El bonito foyer neoclásico es muy utilizado en cócteles nocturnos. El Francis Lounge es una sala utilizada exclusivamente para eventos muy recomendable para cócteles con música en fiestas de hasta 180 invitados.
Montevideo también tendrá su gran venue en 2016: el Antel Arena será un espacio multifuncional con capacidad para 30.000 personas que albergará los conciertos multitudinarios.
La organización de eventos privados en espacios adaptados también forma parte de un proyecto cuya construcción comienza este año.

Cabo Polonio

El bullicio turístico de Colonia de Sacramento, la efervescencia empresarial de Montevideo, el glamour y lujo de Punta del Este… casi pertenecen a un planeta diferente al de Cabo Polonio. Es uno de esos lugares del mundo donde los relojes parecen haberse detenido. El paisaje de dunas de arena acariciadas por el océano, mientras estas luchan por devorar el bosque circundante, tiene algo de inhóspito y mucho de mágico.
En el pueblo, habitado por 60 personas en invierno y 2.000 ejemplares de lobos marinos todo el año, se presume de no utilizar luz eléctrica durante la noche. No hay opciones de alta gama para comer o dormir, pero un incentivo que incluya recorrer el lugar en 4×4 degustando la cocina local en restaurantes como Lo de Dani, o disfrutar de la austeridad generada por la luz de las velas y el ruido del mar en la Posada Mariemar, quedará sin duda grabado en la retina y la mente de los viajeros. Punta del Este reúne numerosas opciones para « reponerse» con todo lujo tras una noche de silencio y reflexión.

Costa mágica

La costa uruguaya está repleta de lugares llenos de magia.
Punta del Diablo es aún más cautivadora cuando la invade la niebla. En las bonitas playas de Puntarrubia se pueden organizar clases de surf, mientras que en el insólito paisaje de Las Cárcavas nada mejor que una simulación de La guerra de las galaxias… El paisaje es tan particular que bien merece una visita. Son numerosos los restaurantes con cocina de calidad en los que organizar un curso de cocina o una degustación de vinos locales.
Las buenas bodegas tampoco faltan. La cercanía del mar otorga un toque particular a los vinos uruguayos, reconocidos a nivel internacional por su calidad y no solo por el tannat, la cepa por excelencia del país. Altos de la Ballena es una de esas pequeñas bodegas donde grupos reducidos pueden deleitarse con los excelentes caldos y el cálido recibimiento de sus apasionados propietarios. Colinas de Garzón, en Punta del Este, es el lugar ideal para degustar aceites de oliva de la mejor calidad junto a los excelentes quesos nacionales. Y es que Uruguay ofrece muchas posibilidades de incentivo que pasan por el paladar (ver meet in n.º20).
En cualquier programa se puede apreciar un atractivo que resulta innato en el uruguayo: la hospitalidad, que se traduce en simpatía, afabilidad en el recibimiento y paciencia en las explicaciones. El visitante es rey en el país del mate. A pesar de tener siempre un brazo ocupado sujetando el termo de agua caliente, Uruguay es un país que sin duda recibe al viajero, ya sea en viaje de incentivo, de negocios o como inversor, con los brazos abiertos.
Arnaldo Nardone – Presidente International Congress & Convention Association (ICCA)
¿Qué tiene Uruguay que no tengan otros destinos para convenciones?
Seguramente el tamaño del país es una de sus mayores ventajas. Las posibilidades de networking derivadas de esta circunstancia, que evita movilizar a los grupos recorriendo largas distancias, es un elemento determinante a la hora de plantearse un viaje para una convención o un congreso. Tanto Montevideo como Colonia o Punta del Este son ciudades de escala humana que ofrecen la posibilidad de disfrutar de un paseo relajado y acercarse fácilmente a la cultura local.
¿Qué otras cosas destacaría de Uruguay frente a sus competidores?
La seguridad. Y no solo en cuanto a robos o delincuencia en general, también en cuanto a alimentación, sanidad, etc. En Uruguay, a diferencia de otros países latinoamericanos, nunca se han registrado casos de cólera o dengue. Otro factor que diferencia al país es la estabilidad: en el caso de los congresos médicos, cuyas sedes se deciden a veces hasta 12 años antes, es muy importante sentir una fiabilidad como la que transmite Uruguay.
¿Cómo ve la oferta de incentivos?
Debemos desarrollar propuestas en ese aspecto. No solamente disponemos de venues adaptadas y diversas, sino que se puede deleitar a los grupos con actividades que permitan descubrir productos uruguayos de primera calidad, como es el caso del aceite de oliva y el vino.
Patrick Alexandre – Director General Comercial Air France-KLM
¿Las empresas españolas se desplazan a París para conectar con sus vuelos de larga distancia?
Cada vez son más las que lo hacen por la calidad de nuestro producto en el largo recorrido. A partir de junio, y hasta 2016, instalaremos la nueva clase turista en todos los aviones Boeing 777-200 y 300 de nuestra flota, con entretenimiento individual en una pantalla mayor y más espacio para las piernas. También hemos mejorado la Premium Economy, que interesa mucho a ese mercado que nos conoce menos: el de las pymes. Sabemos que son parte fundamental del tejido empresarial español y está trabajando mucho, cada vez más, en el extranjero.
¿Cuáles son los objetivos de AF-KLM con respecto a Uruguay en particular y a Latinoamérica en general?
Air France empezó a operar el año pasado el destino Montevideo como enlace a nuestros vuelos a Buenos Aires cinco veces por semana. En noviembre hemos inaugurado la ruta de París a Panamá con la misma frecuencia. En febrero KLM comenzará a ofrecer el destino Santiago de Chile desde Ámsterdam como continuación de su vuelo a Buenos Aires. Sin ninguna duda, queremos ganar cuota de mercado desde Europa hacia Latinoamérica.
¿Irán de la mano de Air Europa?
Somos socios en algunas rutas europeas pero trabajamos de manera independiente en la larga distancia. No trabajamos los mismos mercados, nosotros estamos más orientados al viajero profesional en determinadas líneas.

Beneficios fiscales

Todo proyecto considerado turístico en Uruguay está exonerado del IVA, que es del 22%. Un organizador de eventos internacionales puede contar con este beneficio siempre y cuando el acto sea considerado « de interés turístico». Lo mismo ocurre con cualquier inversor del sector. Si a eso añadimos la estabilidad del peso uruguayo, con una equivalencia que ronda 28:1 con el euro, y la posibilidad de emitir facturas en cuatro divisas diferentes, se entiende mejor por qué Uruguay es elegido por muchas empresas para expandirse por Latinoamérica.
Hoy por hoy se trata principalmente de entidades relacionadas con los sectores del turismo, la logística, el desarrollo de software y servicios globales. El país apuesta por las energías renovables y esto abre también muchas posibilidades de negocio para las empresas extranjeras dedicadas a este sector. Se espera que en 2016 Uruguay sea la nación que más energía eólica produzca por habitante, gracias a los 22 proyectos en curso y los 500 molinos que ya existen en el territorio nacional.
Todo parece sencillo: Uruguay XXI es un organismo creado para estimular la inversión en el país y gestionar las subvenciones que el gobierno ofrece a los emprendedores extranjeros (www.uruguayxxi.gub.uy). La integración de personal femenino, el uso de las energías limpias o el carácter innovador del proyecto son recompensados a la hora de subvencionar.
También cabe destacar que el viajero de negocios, como cualquier extranjero en el país, está exento del IVA del 10% aplicado a cualquier producto, independientemente de que tenga relación con el sector turístico.

Actividades de incentivo

Rocha

Visita del monte de Ombúes. La pasión con la que propietario de la zona, experto en esta familia de árboles, transmite su magia, hace que el viajero crea que en cualquier momento Alicia, la del País de las Maravillas, aparecerá por uno de los troncos. Se accede tras una bonita travesía en barca remontando el arroyo Valizas.

Cabo Polonio

Una noche en Cabo Polonio: a la luz de las velas y con el ruido del mar de fondo. No hay establecimientos de alta gama, ni siquiera de media. Austeridad y la compañía de uno mismo o cohesión para grupos con la complicidad de la noche.

Punta del Este

Degustación de vinos en Altos de la Ballena. Esta pequeña bodega se ubica en un bonito paraje cerca de Punta del Este. Es ideal para grupos pequeños que quieran disfrutar de la cercanía y las explicaciones de sus dueños.

Montevideo

Un paseo en bicicleta por la Costanera de Montevideo. Las playas del Río de la Plata son muy bonitas en la capital uruguaya. Muchos días al año el agua es azul y numerosos locales disfrutan del baño.

Colonia del Sacramento

Comer carne. Un asado en una finca también puede ser la excusa para simular la destreza de los gauchos. En Finca Piedra, entre Montevideo y Colonia de Sacramento, los grupos pueden intentar retener a una vaca con el lazo, pasear en carro o ensillar caballos.
Fuente: Ramón de Isequilla
  • Articulo publicado en Destino Punta del Este