domingo, 16 de febrero de 2014

Cecilia Roth actuará en el Solís el próximo marzo


CECILIA ROTH

"Me enamoro todas las noches en el escenario"

El espectáculo acaba de darle a la actriz un alegrón, dado que por él cosechó el pasado lunes el Premio Estrella de Mar, que se otorga a lo mejor de la temporada de Mar del Plata.
Roth lo conquistó en el rubro Actuación Protagónica Femenina de Comedia Dramática, y ese trabajo se verá en Montevideo en unas semanas. Dada la demanda de localidades, se añadieron dos funciones a las dos ya previstas, o sea que dará un total de cuatro.

En marzo se presenta en el Teatro Solís la gran actriz argentina Cecilia Roth, quien junto a Darío Grandinetti llevará a escena "Una relación pornográfica".
-¿Qué siente que busca comunicar al público "Una relación pornográfica"?
-Muchas cosas: es el encuentro entre dos personas a raíz de un anuncio que pone una de ellas, que soy yo, que es el personaje de Ella. Ella quiere encontrarse con otra persona para tener una relación puramente sexual, con una fantasía muy puntual que esa mujer tiene desde hace mucho tiempo y no la ha podido realizar. Entonces se da ese encuentro, generado por esa situación particular, y termina haciéndonos pensar si acaso los encuentros puramente sexuales no terminan involucrando otras emociones. Si el mero cuerpo, en realidad, no es solamente cuerpo. Si la propuesta de una relación puramente sexual, no termina siendo una ingenuidad. Porque uno lleva con uno mismo, además de la propia sexualidad, las emociones y sentimientos que la sexualidad involucra. De eso se trata la historia.
-¿Como describiría la dupla que forma con Grandinetti?
-Estoy feliz de trabajar con Darío: me enamoro todas las noches en el escenario: es fundamental, porque eso es lo que pasa en la historia. Creo que logramos encontrar una química muy afín a ambos: los dos somos muy obsesivos en el trabajo, así que nos encuentra en un momento muy similar, en cuanto a las ganas de hacer esta obra en particular. Nos envolvió mucho la obra, nos llena de placer hacerla. Para mí es una experiencia extraordinaria estar haciendo esto con Darío.
 
-"Una relación pornográfica" la dirige Javier Daulte, a quien conocimos en los años 90 como un artista emergente muy experimental. ¿Se verá algo de esa experimentalidad en escena?
-Daulte tiene una elegancia para contar; no quiero adelantar, pero para esta historia eligió varias maneras de contarla. La sexualidad está planteada de un modo inteligente. No es: se desnudan y se meten en la cama. No es eso lo que sucede. Daulte encontró una manera muy personal de contar la intimidad de un vínculo sexual, y creo que ese es uno de los grandes hallazgos de la puesta.
-¿Cómo fueron los ensayos con Daulte?
-Los ensayos con él son fantásticos, porque son poniendo el cuerpo. No hay ensayo de mesa: se pone el cuerpo desde el primer momento. Eso al principio me daba mucho miedo, y luego terminó resultándome todo lo contrario, dándome una enorme seguridad. Porque lo que uno promete en la mesa de ensayo, en general, no es lo que termina sucediendo cuando se estrena. Así que el cuerpo puesto en acción, para mí ha resultado fundamental.
-Pasando al cine, ¿cree que "Los amantes pasajeros" se entendió desde el Río de la Plata?
-No lo sé. La verdad que no lo sé. Una cuando hace cine muchas veces se plantea si las cosas se entienden. Lo que sí está claro es que cuando te reís de algo, lo entendiste. La película a mí me encanta, me parece un homenaje a los años 80. Y a la vez (y para mí Pedro de esto no se dio cuenta hasta que ya estaba rodada), la película refleja muy bien todo lo que está pasando en España, toda esa terrible situación, que para mi entender es una de las estafas más grandes que se han hecho en la historia de Europa. Y ahora, toda esta situación espantosa, con la infanta Cristina sentada en el juzgado, es como la guinda de todo un larguísimo período de robos y estafas. Por más que Pedro siempre tiene una cosa esperanzadora en sus comedias.
-Usted ha acompañado a Almodóvar en todas sus etapas. ¿Cómo fue cambiando lo que él le pedía como actriz?
-Depende mucho de cada película. Pedro tiene muy claro lo que quiere filmar, y los actores que lo conocemos hace mucho tiempo lo sabemos: a mí se me hace no solamente fácil, sino también muy divertido trabajar con él. Fácil en el sentido que me doy cuenta por dónde va. Aunque es difícil como cualquier director, hasta que llegás a encontrar lo que él te está pidiendo y lo que vos querés darle. Pero Pedro es muy claro, siempre supo lo que quiso, desde sus primeras películas.
-Desde las primeras películas que rodó con él, hasta las más maduras, hubo cambios muy grandes, entre otras cosas en los estilos actorales...
-Creo que Pedro tiene una ironía en todas sus películas, y que siempre, incluso en sus dramas, tiene un punto en el cual se encuentra con el humor. Y lo mismo pasa con sus películas de humor, en las que en un punto aparecen situaciones dramáticas. Pienso que en Los amantes pasajeros hay momentos muy duros, en los cuales los personajes revelan cosas trágicas, incluso a través del humor. Y lo mismo en Todo sobre mi madre, donde sobre todo las situaciones entre las mujeres juntas están plenas de humor, y eso el espectador lo agradece mucho.
-¿Qué actores argentinos de las nuevas generaciones le gustan?
-Muchos, creo que hay actores que se están preparando mucho, tal vez con más opciones de las que teníamos los actores años atrás. Es injusto nombrar a unos y no a otros: creo que hay buenísimos actores en este momento en Argentina, como siempre los hubo. En Farsantes ves un grupo de extraordinarios haciendo con mucha dificultad una tira que hay que trabajar 18 horas por día haciendo un capítulo. Y los ves haciendo teatro, y los ves haciendo cine independiente: creo que hay una movida muy creativa en Argentina. Es maravilloso: a mí me produce enorme orgullo.
-Como que la televisión empezó a aprovechar mejor a los actores...
-Sí, me parece que sí, que la televisión tiene por suerte esas habilidades: los productores de televisión también lo vieron. También lo que pasa es que los tiempos están cambiando, y el público que antes solamente veía televisión de aire, ahora tiene un montón de cosas más, incluyendo todas las descargas y todo lo que ofrece Internet. Y creo que también eso es una forma de adaptarse, son nuevas maneras de acercarse al público.
-¿Usted mira televisión?
-Muy poco, la verdad, no enciendo la tele mucho, pero no es por nada, simplemente por hábito, como tampoco escucho mucho la radio. Son temas que tienen que ver con la manera en que vivo. Por ahí alguna vez me he enganchado con algo: mi hijo se enganchó por primera vez con la televisión, con Graduados. Fue ese momento, y luego no volvió a verla. Así que en ese momento sí la veía con él, y había unos actores divinos ahí. Pero la verdad, no tengo mucho tiempo.
-¿Cómo se lleva con la fama?
-No tengo rollo con eso. Trabajo desde que soy muy joven, y no me siento una persona perseguida mediáticamente, porque no es ese mi juego. A veces, bueno, en las relaciones con la gente uno no se da cuenta: porque es más lo que le pasa al otro que lo que le pasa a uno, claramente. Yo no estoy pendiente de mí, nunca. No estoy pensando que soy conocida. Tampoco creo que sea sano vivir de esa manera, por lo menos no lo es para mí. En todo caso es algo que le pasa al otro con uno. Yo trato de hacer mi vida, una vida como la de todos.
-Cuando estaba en pareja con Fito, ¿dos famosos tienen que tratar de olvidarse que son famosos para llevar adelante una relación?
-Qué sé yo. Yo esas preguntas no me las hago. Cuando estaba en pareja con Fito, era mi pareja, no era Fito Páez. Yo trato de… no es que trato, es que no me hago esas preguntas. Yo hago mi vida, y mi vida tiene que ver con eso, pero también tiene que ver con levantarme a la mañana, desayunar, tiene que ver con estar con mi hijo, con mis amigos, con disfrutar de una película, con leer. Es verdad que a veces hay cosas que uno no hace, porque no te dan los tiempos, o porque es incómodo, pero eso es así. La verdad que no me hago esas preguntas.

Mañana salen a la venta dos funciones

"Una relación pornográfica" dará cuatro funciones en el Teatro Solís. La obra subirá a escena el jueves 27 de marzo, y luego va el viernes 28 y sábado 29, siempre a las 21 horas, despidiéndose el domingo 30 a las 18 horas. Las funciones del sábado 29 y domingo 30 se ponen en venta desde mañana, en la boletería de la sala y en Red UTS.
El precio de las localidades es de $ 1240, $ 1040, $ 840, $ 690 y $ 540. Sin embargo, para las funciones del jueves 27 y viernes 28 rige aún, hasta el 28 de febrero inclusive, un régimen de venta anticipada, que pasan a costar $ 1040, $ 840, $ 680, $ 560 y $ 440.
Una relación pornográfica fue presentada en la versión uruguaya en El Galpón, en 2009, con los roles protagónicos a cargo de Margarita Musto y Julio Calcagno, bajo dirección de Mario Ferreira, y con traducción de Laura Pouso. En cine fue realizada por el director belga Frederic Fontayne y protagonizada por Nathalie Baye y Sergi López.
Comenta Philippe Blasband, su autor: "Hace años escribí Una relación pornográfica. ¿10 años? ¿15 años? No sé. No recuerdo muy bien cuándo la escribí, ni por qué. Yo era otra persona en ese momento. Ni mi barba ni mi pelo eran de color gris, aunque sigo sin usar gafas".
"En aquella época, yo seguía subiendo y me encantaba bailar. La tristeza no me había invadido aún. A veces, en París, en un café, en la calle, a la entrada de un metro, lo veo. Él y ella. Los personajes de Una relación pornográfica. Se toman de las manos. Se ven. Se besan. Un ligero viento se levanta, o la alarma suena apagada, o la sirena de una ambulancia, y desaparecen. Se desvanecen. Desaparecen. Ellos son felices".

El teatro: hermoso pero duro

"En este momento llevo todo un año haciendo teatro, cosa que te condiciona muchísimo la vida. Tengo ganas que esto continúe el tiempo que tenga que continuar, pero creo que por unos años no voy a volver a las tablas. Porque haciendo teatro vas a contramano de la gente: tus días libres son lunes y martes, que no son los días libres del resto de la gente. Y los horarios cambian mucho, y uno se acuesta muy tarde. Y en otros países del mundo las temporadas son mucho más cortas, tres o cuatro meses. En fin, es duro. El teatro es hermosísimo, la devolución de la gente es extraordinaria, pero también es muy duro".
FOTOS
  
  
  
Artículo publicado en El País.