jueves, 20 de febrero de 2014

Dos uruguayas unieron moda y gastronomía en Manantiales


FASHION TEA & CIRCUITO DE DISEÑO




Más de 300 personas visitaron la primera edición del Fashion Tea & Circuito de Diseño, una iniciativa de María Laura Perdomo y Florencia Lucero, dos jóvenes uruguayas que reunieron en Punta del Este, gastronomía, marcas y diseñadores en un mismo lugar para dar a conocer el talento que existe en nuestro país. VEA LA GALERÍA DE IMÁGENES.
La primera edición del Fashion Tea & Circuito de Diseño, fue con entrada libre, tuvo lugar en el Club Hotel Las Dunas en Manantiales (Punta del Este), y fue la oportunidad para que uruguayos y turistas se acercaran a las propuestas de talentosos creativos uruguayos , y conocieran lo último en tendencias para la próxima temporada en indumentaria y decoración.
La apertura de los stands comenzó el sábado a las 14 hs y se extendió hasta las 23 horas. Contó además con un Fashion Tea ambientado con el estilo shabby chic, y musicalizado por un espectáculo en vivo.
María Laura Perdomo, es diseñadora de modas y relató cómo surgió la idea de esta propuesta. “este circuito de diseño surgió de una idea de juntar diseño y gastronomía en un mismo evento”, explicó al describir la iniciativa que contó con gran afluencia de público y promete una segunda edición en invierno, además de un mega evento el próximo verano.
Caminar entre los stands del circuito de diseño era una sorpresa a cada paso, colores, texturas e ideas innovadoras eran el común denominador de la propuesta impulsada por dos jóvenes uruguayas que tuvieron como objetivo demostrar que la creatividad de los nuevos diseñadores está más viva que nunca.
Quienes llegaban al Fashion Tea & Circuito de Diseño en Manantiales se encontraron con artistas plásticos, restauradores de muebles, diseñadores que trabajan en fieltro, lanas, zapatos y talles especiales. “Tratamos de cubrir todos los rubros, eran todos diseñadores uruguayos”, relataron María Laura Perdomo y Florencia Lucero.
GALERÍA DE FOTOS

  


    


             














CRÉDITO FOTOS: Sebastián Umpiérrez
Artículo publicado en La República.