domingo, 23 de febrero de 2014

El chaqueño palavecino en el teatro de verano


ACTUARÁ EL 29 DE MARZO CON TEMAS DE SU NUEVO DISCO




"De pura cepa" se llama el disco que en septiembre pasado presentó en Buenos Aires y con el que ha vuelto a recorrer gran parte de su país, antes de dar el salto hacia Montevideo.

La confirmación de su actuación llegó antes de que el operativo de venta de entradas se pusiera en marcha, pero es seguro que en pocos días aparecerán por la red Abitab. Los conocedores de Palavecino también saben que deberán prepararse para un largo show porque al Chaqueño el escenario no lo agota facilmente, aún cuando ya lleva la impresionante cantidad de 17 discos editados.
Cuando fue a presentar De pura cepa en Buenos Aires, el músico recordó que en esencia sigue siendo la misma persona de sus comienzos musicales, cuando era chofer de colectivo y dedicaba sus horas de descanso a cantar. Y aunque en su más reciente disco ya no contó con la guitarra de su compañero de muchos años Oscar Bazán, fallecido poco tiempo atrás, el Chaqueño comentó a Clarín que "la propuesta es la misma, pero no será fácil reemplazarlo. La gran diferencia es quizá el regreso a las fuentes, con las coplas, las chacareras en nota mayor y los carnavales cruceños. Hablo mucho del lugar mío, del Chaco salteño, y hago otras canciones de temática más universal".
Precisamente, la reivindicación de las raíces salteñas es algo que se ha profundizado en la perspectiva del músico, aunque en un nuevo contexto. "Salta tiene un semillero de folcloristas porque tiene mucha identidad. Me refiero a Güemes, a quien todavía se lo venera, el caballo, el traje de gaucho, la guitarra y la poesía. Son cosas que van de la mano", comentaba en la misma nota con el diario argentino. "Fijate que hay un timbre de voz que marca escuela. No sé por qué, pero es distinto al de otras partes del país. Pasó con Los Chalchaleros, Los Fronterizos y Los Cantores del Alba. Es otra discusión si los músicos de hoy tienen la talla de los eximios, como el `Cuchi` Leguizamón, Castilla, Jaime Dávalos o el mismo Falú. Pero son cosas que también pasan en el tango. El último gran cantor de tangos para mí es `Cacho` Castaña, o ¿cómo se llama ese tipo del bandoneón blanco?", apunta buscando en la memoria el nombre de Rubén Juárez.

Artículo publicado en El País.