lunes, 17 de febrero de 2014

El chivito uruguayo cumple 70 años


GASTRONOMÍA


El suculento sándwich nació para satisfacer a una turista argentina que reclamó algo para comer rápido con carne de chivo.

Un clásico uruguayo. Foto: Archivo El País.


El chivito, una combinación de carne, queso, jamón, panceta, huevo, lechuga, tomate y mayonesa entre dos panes, símbolo popular de la cocina uruguaya, cumple 70 años con muy buena salud y muy alejado de sus improvisados orígenes.


Una viajera hambrienta, un bar para noctámbulos jugadores y un ingenioso y cocinero de origen italiano, Antonio Carbonaro, se unieron en una noche de invierno para crear este sándwich, presente en todos los bares del país, y que se sirve junto a enormes fuentes de patatas fritas o ensalada rusa.

"Mi tío Donato se instaló en Punta del Este en 1935, y luego llegó mi padre, Antonio, y se asoció con él. Se dieron cuenta de que en la zona, donde había muchos casinos, no había ningún restaurante abierto las 24 horas para atender a los jugadores. Y así nació su negocio", explicó Graciela Carbonaro, hija del afamado inventor.

La historia del chivito comenzó una noche cuando una turista que por su acento Antonio Carbonaro identificó como cordobesa, llegó al bar y pidió algo rápido para comer. "La cocina estaba cerrada, pero mi padre siempre decía que nadie se podía ir sin estar bien servido, así que improvisó el primer chivito", ilustró Carbonaro. ¿Por qué el nombre? "Al parecer, la señora pidió algo de carne de chivo, pero aquí en Uruguay esa carne es muy poco común. Así que quedó como chivito en homenaje a esa circunstancia".

FOTOS

  

 


Artículo publicado en El País.