martes, 18 de febrero de 2014

Punta del Este y el polo



Desde la década del ochenta, el polo ha sido un protagonista de las temporadas esteñas, desde la inauguración del primer Club de Polo “Medellín Polo Club”, hasta la presencia de polistas de nivel internacional en importantes torneos.

También el “Deporte de los Reyes” fue el motivo de la llegada de reconocidas figuras del jet set internacional y de la nobleza europea.
Hoy, la impronta del polo en Punta del Este es tan fuerte, que varios desarrollos inmobiliarios premium incorporaron a sus proyectos canchas para sus usuarios. Estancia Vik, en José Ignacio, y Laguna de los Cisnes, incorporaron un espacio destinado a este deporte, cada vez más relacionado con el principal balneario de Sud América.
El Punta del Este Polo & Country Club funciona desde 1989, y es el resultado de la idea visionaria de muchos que soñaron con este proyecto y que Héctor Barrantes, Peter Brant y Gonzalo Pieres, hicieron realidad.
Sarah Ferguson fue la madrina del partido inaugural, y siguió presenciando los grandes encuentros de alto handicap, tal como lo hacía su madre, Susan Barrantes.
En los meses de verano, sus canchas son el escenario de torneos paralelos de hasta 14 goles de handicap, ampliamente reconocidos en el ambiente del polo internacional.
Pasan por sus canchas, año a año, reconocidos jugadores de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Estados Unidos y Reino Unido, entre otros.
El Club House fue construido en estilo “colonial inglés de las Indias” y la gran galería con vista a la cancha N°1, es el lugar preferencial para disfrutar de los partidos.
Allí se centra la vida social del club, y también es elegido como un espacio óptimo para organizar presentaciones, lanzamientos y fiestas más que exclusivas.
Es un espacio para encontrarse, probar alguna de las delicias de su cocina y disfrutar en torno al hogar para compartir buenos momentos entre amigos.
El Club cuenta con tres canchas de polo de la máxima medida reglamentaria, en impecable estado, y de un sistema de riego que permite conservar su verde en óptimas condiciones.
Cada cancha tiene sus palenques ubicados bajo la sombra de añosas arboledas. La cancha N°1, donde se juegan los principales partidos, está ubicada a los pies de la gran galería del Club House. Desde allí, los espectadores disfrutan de los encuentros en un sector privilegiado.
El club cuenta, además, con instalaciones para el personal, muy bien equipadas y con caballerizas dentro del emprendimiento, vivienda para petiseros, sala de taqueo, depósitos, oficinas y sala de usos múltiples.
El club ofrece a sus visitantes la posibilidad de participar en cabalgatas, organizadas para recorrer arboladas, avenidas y senderos, hasta llegar a la orilla del mar y a sus playas, tranquilas y solitarias.
Artículo publicado en Destino Punta del Este.