miércoles, 5 de febrero de 2014

UTE implementa proyecto de eficiencia energética en base Artigas de la Antártida


Se ahorrará US$ 90.000 al año

Instalaciones de UTE en la Base Antártica

El proyecto de eficiencia energética que desarrolla UTE en la base científica Artigas de la Antártica reducirá los costos en casi 50 %. El plan implica una inversión cercana a los US$ 600.000 y generará un ahorro anual de US$ 90.000 en combustible fósil. Este martes 4 viajó hacia el lugar un equipo del ente encabezado por su presidente, Gonzalo Casaravilla.
La obra que coordina UTE está compuesta por una serie de mejoras en la base. En la actualidad, utiliza el 70 % del combustible para calefaccionar las instalaciones y el agua sanitaria.

Estos trabajos incluirán el cambio total del acondicionamiento térmico, implican la implementación de un sistema mixto de bomba de calor más generación, la mejora de la calidad del aire interior de la base, la recuperación del calor residual, el aislamiento de pisos, la incorporación de iluminación eficiente y la instalación de brazos de cerrado automático para puertas, entre otras obras a implementar.

A esto se le suma una notoria reducción de las emisiones de monóxido de carbono, azufre y nitrógeno a la atmósfera, gracias al ahorro del combustible utilizado, a fin de generar beneficios para el medio ambiente.

Viaje
Este martes viajó hacia la Antártica un equipo de UTE, lideardo por su presidente, Gonzalo Casaravilla, junto con el director, Luis Eduardo Pereira, y un  grupo técnicos de la empresa estatal, que supervisarán y desarrollarán respectivamente el plan integral de mejoras y planificarán acciones en los siguientes años para reforzar las tareas científicas que se desarrollan en la base. El proyecto será financiado en partes iguales por ANCAP y UTE.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación, previo a su viaje, el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, destacó que el ente energético tiene presencia en la base antártica hace 20 años a partir de la instalación de equipos generadores de energía y los mantiene en forma ininterrumpida desde entonces.

Casaravilla subrayó que el 70 % de la energía que se usa en la base se destina a calefacción de las instalaciones y agua caliente sanitaria. Se consumen alrededor de 150 mil litros de combustible por año.

“Vimos que había muchas posibilidades de mejora buscando procesos más eficientes”, insistió el jerarca. En ese marco, el equipo de eficiencia energética de UTE diseñó un proyecto que el Directorio de la empresa estatal decidió, por unanimidad, coordinar con ANCAP.

“Este proyecto generará un ahorro anual de 90 mil dólares, en cuatro años va a ser pagado y va a ubicar a la base en las mejores condiciones desde el punto de vista ambiental y energético”, manifestó.

El jerarca puntualizó que las obras empezarán en el correr del primer semestre de este año y culminarían en la “campaña de verano” del año próximo, cuando el clima permita acceder nuevamente a las instalaciones.

El presidente de UTE destacó que ANCAP financiará el 50 % del proyecto; además puntualizó que el ente petrolero ha contribuido históricamente con combustible para la base, al tiempo que UTE realiza el suministro de los equipos de generación de energía y su mantenimiento. “En definitiva este proyecto ahorra combustible y permite una mayor vida útil de los equipos de UTE, por lo cual parece razonable que participemos en forma conjunta en el financiamiento de este proyecto”, dijo finalmente el jerarca.

Artículo publicado en Presidencia. Uruguay