sábado, 8 de marzo de 2014

Noche de fallos llega sin claros favoritos


LA EXCEPCIÓN PARECE ESTAR ENTRE LAS REVISTAS, CON TABÚ CASI SIN COMPETENCIA


Cyranos y la gran oportunidad de mantenerse como número uno de los humoristas. Foto: Ana Laura De Brito

En pocas horas se conocerán los ganadores del Carnaval en su edición 2014. Una vez finalizada la etapa de esta noche, se conocerán los puntajes obtenidos por cada uno de los participantes y se sabrán los ganadores en las cinco categorías.

La categoría Revistas tiene una clara favorita y es Tabú. Se trata de un título relativamente nuevo que presenta un espectáculo sumamente cuidado en todos los aspectos y que además realza la esencia de la categoría que es el baile, poniéndolo en primer plano y jerarquizándolo desde todos los aspectos.
En Humoristas, los dos conjuntos tienen chances en la definición aunque los vigentes ganadores, Cyrano`s, han hecho todo lo necesario para lograr un espectáculo que los mantenga en la cúspide y realmente lo han logrado. En la noche de hoy deberán confirmar su trabajo y en caso de repetir anteriores actuaciones se ubicarán en posición inmejorable. No obstante, Sociedad Anónima aguarda expectante pues su espectáculo también les da autoridad para aspirar al máximo título en la categoría.
En Comparsas la definición debería darse entre dos conjuntos, Yambo Kenia y C1080, mientras que un poco más abajo tratarán de escalar posiciones Sarabanda y Tronar de Tambores.
Las dos propuestas con chances de definición presentan espectáculos muy diferentes en sus planteos pero muy ricos en sus contenidos y realización. Yambo Kenia narra desde el escenario parte de la vida de Pedro Figari centrándose en su condición de humanista y su relación con la raza negra, transitando por su pintura, su actividad profesional y sus artículos periodísticos. C1080, sin embargo, apuesta más a la comunicación desde lo musical y lleva al espectador a través de la evolución del candombe desde su génesis hasta la actualidad, apelando en forma exquisita a lo visual.
Ambos conjuntos tienen posibilidades ciertas en la definición, aunque el planteo de C1080 resulta particularmente atrapante desde su estética visual y desde la forma en la que los elementos clásicos de la categoría conviven y fluyen dentro de su repertorio.
En parodistas la definición será reñida y puede realmente inclinarse hacia varios conjuntos dependiendo estrictamente del peso de los rubros en la valoración de cada uno de los repertorios. Es válido dividir en dos subgrupos a los conjuntos. Las superproducciones están muy bien representadas en la competencia: Zíngaros, Los Muchachos y Nazarenos. Por su lado Momosapiens y Aristóphanes recorren el camino de espectáculos más austeros y fuertemente volcados a los contenidos. Todos competirán por un premio que va más allá del espectáculo y que tiene mucho que ver con el futuro de una categoría.
 
En la categoría Murgas la definición será igualmente reñida en términos generales, con varios espectáculos teniendo chances para ocupar el ansiado primer lugar. Por la integridad de su propuesta, la coherencia de su espectáculo y la sutileza y profundidad de su texto, Cayó la Cabra debería tener chances en la definición. La murga tiene el mejor texto de la categoría y transita por lugares diferentes al común de los repertorios, centrándose en aspectos vivenciales y estructurales, y dejando un poco de lado los temas de la momentaneidad.
Otra agrupación que se viene perfilando como favorita es Don Timoteo, ya que cuenta con el plantel ganador el pasado año con Asaltantes con Patente y presenta un espectáculo muy interesante, que cuida ampliamente todos los rubros. Desde la concepción de su argumento, la murga traza una interesante mirada a la sociedad que busca constantemente enemigos como forma de reforzar sus posturas y alivianar sus responsabilidades.
La tercera en discordia en esta competencia es la murga La Trasnochada con su espectáculo "buscar la esencia", que también apuesta a una mirada crítica de la sociedad desde la pérdida de valores y el rescate de pequeñas cosas que aportan a la felicidad más allá del lugar de confort.
Ha sido un Carnaval variopinto en el cual no ha habido espectáculos que sobresalgan notoriamente del resto en cuanto a calidad artística. La categoría Parodistas quedará en el recuerdo como la más reñida, mientras que Humoristas y Revistas deberán trabajar duramente para mantener en pie dos categorías que vienen mostrando síntomas críticos de desgaste desde hace algún tiempo.
En cuanto a Comparsas, en términos generales, fue un muy buen año, marcado por la diversidad de las propuestas y por el crecimiento del nivel artístico.
Las Murgas, que en la previa prometían un gran año, en lo general no cumplieron con aquellas expectativas y salvo algunas excepciones, no se ha notado un gran nivel en los libretos que se mostraron demasiado influenciados por el año electoral que inicia y bastante retaceados en creatividad. Lentamente la categoría está mostrando una tendencia a la preferencia por repertorios más profundos que aborden aspectos conductuales de la sociedad y no se detengan en lo descriptivo y lo anecdótico.

Artículo publicado en El País.