domingo, 9 de marzo de 2014

Soriano reivindicó el histórico hecho patriótico


GRITO DE ASENCIO



Culminaron las celebraciones por el 203º aniversario del “Grito de Asencio” y la “Toma de Mercedes”, organizadas la Intendencia de Soriano, la Asociación Patriótica y la Unión de Instituciones Tradicionalistas de Soriano.
Con el arribo de la marcha de caballería que unió Dolores, Villa Soriano, el parque de la “Admirable Alarma” y Mercedes; tras recorrer la capital departamental, culminó bajo el puente “Líber Seregni”, donde se desplegó el mural gigante alusivo al “Grito de Asencio”.
La marcha fue encabezada por el intendente Guillermo Besozzi, a quien a Unión de Instituciones Tradicionalistas le dio el Pabellón Nacional para que lo portara junto a los abanderados de la misma.
Cuando la columna de caballería llegó a la plazoleta “Carlos Federico Saez”, se realizó el despliegue del mural gigante, ante miles de personas que se congregaron en el lugar.
Desde lo alto del puente, personal municipal y militar procedieron a desplegar los 17 tramos de la tela que constituye el mural de 40 metros de base por 10 de alto. Cabe señalar que se trata de la obra plástica de mayor tamaño a nivel mundial, pero que no se pudo incluir en el libro Guinness de los récords debido a la demora en los trámites pertinentes.
Una vez que se desarrolló todo el mural, pintado por más de un centenar de personas, bajo la dirección de la artista plástica Milka Muniz, el grupo le agradeció al intendente Besozzi, obsequiándole una réplica a escala de la obra.
Respecto al simbolismo de la obra plástica “Grito de Asencio” la artista destacó el concepto de esta manera: “La obra a partir de trazos y líneas geométricas, es una alegoría que se centra en “El Gaucho, el campo y los caballos”.
En la totalidad de la obra se manifiesta la libertad, sin lazos ni ataduras, principio de un ser libre, estimulado por sentimientos de grandeza más allá de cual sea su suerte.
El caballo como símbolo de movimiento, conquista, lealtad y libertad, siendo en un primer plano un total de 17 caballos, que significan el infinito, aquello que trasciende el tiempo y hace del hecho histórico algo sin fin. En la lejanía, 8 caballos, que en el resultado del mismo representa el equilibrio para engrandecer las huellas del desafío.
La misma se divide en dos planos, cielo y tierra. Refiriéndose a que para lograr los objetivos es necesario lo terrenal y espiritual, alma y reflexión, espíritu y lucha.
Sobre el cielo se ven 3 lanzas, simbolismo del espíritu que se manifiesta como el ser que se entrega por la libertad, cabalgando más allá de la conciencia.




Artículo publicado en La República