domingo, 30 de marzo de 2014

Termas del Uruguay



El Acuífero Guaraní es fenomenal misterio de la naturaleza. ¿Cómo quedó tanta agua encerrada a más de mil metros de profundidad?

¿Cómo mientras las demás termas son de agua dulce, las de Almirón son de agua salada, de innegable origen en el fondo de algún océano de hace millones de años?
Estas preguntas te las podés formular mientras estás sumergido en agua cristalina, de 34 a 43 grados de temperatura aún en invierno, en alguna de las termas del litoral. Eso en el caso de que una curvilínea turista o turisto no distraiga tu atención. Pero antes tenés que conseguir lugar, ¡no vayas a ir sin reserva! Al final te indicamos algunos sitios web donde se brinda ese servicio.
Todo comenzó por los años 40 cuando se agujereaba todo en busca de petróleo. Cuando perforaron la capa caliza y llegaron a unos 1.200 metros en Daymán, ¡qué decepción! Un potente chorro de agua a altísima temperatura desvaneció los sueños petroleros. En Daymán la dejaron abierta, por si a alguien se le ocurría alguna utilidad. Dice una leyenda muy afirmada, que en Almirón ¡taparon el agujero con hormigón para que no fastidiara! Hoy las Termas y Colonia compiten con nuestras playas en la captura de turistas de todas las latitudes.
Los hoteles y servicios termales están repletos durante casi todo el año y nuevas inversiones han transformado lo que era un turismo artesanal, en una industria de gran fama. Los entrerrianos que no están haciendo un piquete en un puente, perforan y perforan, pues también a ellos les surge agua termal en las proximidades del Río Uruguay. Dos de ellas también son de agua salada.
Propiedades del agua. Sean dulces o saladas, las aguas termales uruguayas tienen calcio, magnesio, potasio, flúor y todas las sales minerales que se te puedan ocurrir, todas ellas saludables, aunque siempre conviene consultar a un médico, pues hay casos en que no es recomendable la prolongada inmersión en agua caliente.
Griegos y romanos disfrutaban de los baños termales sin inquietudes medicinales. En la Edad Media (¡cuándo no!) se consideraron inmorales y así los europeos se agarraron fama de malolientes. Hoy a todo el mundo les gustan las termas, más por placer que por salud.


Turismo en familia, para sumergir todo el estrés
Las Termas del Arapey fueron las primeras en tener el más alto desarrollo turístico y, a pesar de que se encuentran a 80 kilómetros de la ciudad de Salto, tienen público fiel que goza de hoteles e instalaciones que se encuentran entre las mejores.



Ejercicios y sociabilidad a la más alta temperatura
Daymán, a minutos de Salto, también tiene excelentes instalaciones, parque acuático y buenos hoteles, algunos de ellos con perforación propia. Un mundo de gente recorriendo los naranjales y compensando el adelgazamiento termal con suculentos asados.


Termas, lago y naturaleza, un privilegio al borde de Salto Grande
Salto Grande, es el resultado de la visión del propietario del Hotel Horacio Quiroga, un cinco estrellas a orillas del lago de la represa. Una atinada inversión proveyó una fuente termal a 10 kilómetros de Salto y a poca distancia de la Represa, que también debe contarse como atractivo turístico.


San Nicanor, 20 kilómetros al sur de Salto tiene las termas más calientes, casi 45 grados, casi como para llenar el termo. Como contrapartida que las instalaciones no son tan sofisticadas como las anteriores y como ventaja que hay menos gente.


En Semana de Turismo están repletas, pero hay paz en el resto del año
Guaviyú. Venimos de norte a sur, de manera que las Termas de Guaviyú están en el departamento de Paysandú, a 60 kilómetros de la cabecera del puente internacional. Tiene seis piscinas, buenas instalaciones y lo mejor de todo, bosques de palmeras Yatay, las únicas capicúa del mundo.


Almirón, con agua salada absolutamente cristalina
Almirón. No hay que ser malo con quien las tapió, como era agua salada no servía para regar ni para que las bebiera el ganado. ¡Pero qué placer el agua salada en la piel y en invierno! El arroyo Guayabos grande agrega el atractivo de su monte nativo y su buena pesca. Y hay instalaciones confortables.
La noche en las termas. Claro, uno no puede estar en el agua todo el día, pero los emprendedores no se duermen, así que hay todo tipo de tentaciones para realizar durante el día y un montón de gente como para armar partidos de lo que quieras, organizar un asado o citarse para una guitarreada en la noche. Cabalgatas, algo de navegación de río o lacustre, vólley acuático, algunos parques acuáticos, decenas de comercios o puestos con las cosas que les gusta comprar a los que aquí llegan, artesanías locales. También espectáculos y bailes en ciertos momentos del año.
Siempre hay tiempo para hacer una incursión de compras y conocimiento en bellas ciudades como Salto, Paysandú, Gualeguaychú, Concordia y hasta Guichón que tiene lo suyo. ¿En qué otro lugar podrías hacer un paseo en sulky?
Pero, ¡atención! Varios hoteles y posadas en las termas uruguayas, ofrecen jacuzzi o piscinas calientes en las habitaciones, así que si vas en pareja, quizá no tengas tiempo para ninguna de estas actividades.
Ofertas de hoteles y servicios en las termas, más información y fuentes consultadas:
Artículo publicado en El País.