viernes, 21 de marzo de 2014

Un recorrido musical hecho desde las otras canciones


SODRE: NO TE VA GUSTAR INICIÓ SU CICLO DE CUATRO CONCIERTOS


Con un montón de canciones poco frecuentadas -a veces re-arregladas- algunos invitados y un espectáculo dinámico, No Te Va Gustar arrancó un ciclo que probablemente sea uno los hitos de su trayectoria en vivo.

El espectáculo "Otras canciones" no sólo fue musical; también fue visual.

Denominado Otras canciones, el espectáculo fue un desvío del repertorio y esa escala agigantada con la que la banda se mueve en los últimos años (NTVG hizo hace poco un concierto para 50.000 personas en Argentina) y que muchas veces impone una distancia cada vez mayor entre artista y público.
Luego de las "spinettianas" canciones del artista invitado Nicolás Varela, la banda se sentó a recorrer un cancionero con poca charla entre tema y tema, pero mucho movimiento en el escenario: músicos que entraban y salían, instrumentos que se intercambiaban o ajustaban (lo que puede haber causado más de un desajuste en el excelente y vigoroso sonido general).
El grupo miró hacia sus primeros discos y canciones para, tal vez, volver a sentirse una banda más libre y menos condicionada por las legítimas expectativas de su público.
En ese sentido, este tipo de conciertos tiene algo de autoindulgente pero también es un gesto, un mimo, hacia quienes acompañaron desde el principio, los que compartieron los primeros éxitos y momentos fallidos.
El concierto empezó con Solo, de Aunque cueste ver el sol, y cerró con No era cierto, de Solo de noche, como siempre. Entre una punta y la otra del repertorio -cerca de 30 temas en dos horas- hubo lugar para canciones como Viá volvé, Yrigoyen, Yalala, Nadie duerme y Quemala, todas del primer álbum, además de más acotadas visitas a los discos restantes. Aunque cada tanto recordaban a todos por qué es la banda más popular del momento en Uruguay y Argentina, los hits fueron lo de menos esta vez.
Lo importante fue invitar al escenario a aquellas canciones que suelen ser excluidas de las masivas celebraciones del presente y que aportaron a la amplitud musical de No Te Va Gustar, porque hay de todo en el repertorio del grupo: desde folclore y reggae hasta murga-canción y pop-rock rioplatense(de ahí, posiblemente, la presencia de Jorge Nasser en dos temas y la de Diego Martino, ex Hereford, casi como un integrante más). Ese sumar casi incesante de personas es, paradójicamente, un proceso inverso al estilo: NTVG se ha ido desprendiendo de su parte más experimental para adquirir, en su madurez, una identidad musical más acotada y, también, más propia y reconocible. Este ciclo de conciertos es, a su manera, la puesta en escena de ese recorrido.




Artículo publicado en El País