Ir al contenido principal

Cabo Polonio, la colonia ‘hippie’ del atlántico



Una cierta magia envuelve al cabo Polonio, joya de la costa uruguaya detenida en el tiempo, habitada por hippies setenteros y pescadores-artesanos, y donde numerosos viajeros acuden cada año como si de una meca se tratase. Buscan allí una pausa a la velocidad abrumadora del mundo.
En julio de 2009 fue declarado Parque Nacional, integrándose así en el Sistema de Áreas Protegidas de Uruguay. Una medida de gran importancia ante el aumento constante del turismo en la zona. Y es que, lo que comenzó siendo una pequeña aldea de pescadores, no deja de encandilar a todo aquel que pasa por allí, haciendo del boca a boca su mejor promoción.
Nada de agua corriente. Ni luz eléctrica. Ni cobertura móvil. El aislamiento está asegurado, y será este el principal incentivo para disfrutar de un entorno natural con muchos atractivos. En cabo Polonio está la segunda colonia de leones marinos más grande del país. Debajo del faro y en tres pequeñas islas cercanas, la Encantada, el Islote y la Rasa, se puede observar a estos animales nadando ágiles en aguas del Atlántico o tomando el sol en las rocas. Pero no son los únicos que escogen este lugar, también se observan ballenas francas australes entre agosto y noviembre, y pingüinos entre mayo y agosto.
Cuenta además con un ecosistema de dunas y médanos que desde 1966 son monumento natural y que alcanzan los 30 metros de altura. Playas interminables de arena fina que se extienden a los extremos del cabo invitando a caminar por ellas hasta la caída del sol.
La noche es sin duda el momento más esperado, cuando la oscuridad absoluta envuelve las solitarias cabañas de madera y el faro cobra protagonismo, rompiendo cada 12 segundos esa intimidad. Así lo destaca en uno de sus temas el cantante Jorge Drexler, quien encontró en el cabo su lugar de inspiración: “Pie detrás de pie no hay manera de caminar la noche del cabo, revelada en un inmenso radar…”.
A medida que los ojos se acostumbran a la ausencia de luz, las estrellas se encienden en el cielo. Suenan las guitarras en cada círculo de amigos mientras lugareños cuentan sus leyendas. Es entonces cuando cabo Polonio se inunda de magia.










    • Cómo llegar: El punto de acceso está en el km 264.5 de la ruta 10, hasta donde se puede llegar en coche o autobús desde Montevideo. Una vez allí, dado que el cabo está en un espacio protegido, solo se puede llegar a pie (6 km), a caballo, o usando un servicio de camiones comunitarios.
    • Alojamiento: Alquilar una cabaña puede ser la mejor opción. También hay varios hostales en el cabo.
    • Qué llevar: Bañador, toalla, gafas de sol y, sobre todo, ganas de desconectar del resto del mundo.


Fuente: 20minutos.es
Artículo publicado en: Destino Punta del Este

Entradas populares de este blog

Los Humedales de los Arroyos Maldonado y San Carlos

La cuenca del Arroyo Maldonado desde su naciente hasta su desembocadura en el Océano Atlántico, ocupa aproximadamente 1.376 km². Tiene asociada una importante red de cauces, de los que se destacan en el Arroyo San Carlos y el propio Arroyo Maldonado, con una extensión desde la ruta 9 de aproximadamente 52 y 35 km respectivamente. Los humedales de los arroyos Maldonado y San Carlos se ubican en la parte centro-sur del Departamento de Maldonado y comprenden las llanuras de inundación tanto de sus cauces, como la de sus tributarios, cubriendo una superficie de algo más de 13.000 hectáreas. Las características de estos humedales presentan una muy marcada diferenciación de Sur a Norte, dado por el gradiente salino, que en la zona media-baja del Arroyo Maldonado, permite la existencia de un ambiente propio de marisma. Vegetación de la alameda En esta área se encuentra la vegetación típica de los montes ribereños como Pouteria salicifolia (matajos), Erythrina crista-galli (ceibo), Salix humb…

El líder mundial que celebró el gol de Suárez como si fuera propio

El delantero uruguayo le dio el broche de oro para el político, que tenía bajas esperanzas en este torneo

Con la selección rusa clasificada a octavos de final por primera vez desde el colapso de la Unión Soviética, el Mundial está yendo mejor de lo que incluso Vladímir Putin esperaba.
Putin está cada vez más aislado en el escenario internacional, por lo que el torneo ha ayudado al mandatario a enviar un mensaje desafiante a sus oponentes de que Rusia está teniendo éxito a pesar de los esfuerzos occidentales por impedirlo.
Las llamadas a un boicot de parte de algunos políticos occidentales no tuvieron adhesión. Todos los compromisos de la organización se cumplieron y las 11 ciudades anfitrionas se vieron inundadas de hinchas que bebían, cantaban y bailaban en las calles.
Para Putin, el contundente éxito de Rusia en el campo de juego ha sido la frutilla de la torta. Rusia derrotó a Arabia Saudita 5-0 en su primer partido y logró un triunfo 3-1 sobre Egipto en San Petersburgo el martes. …

Cabo Polonio por Leonardo Ciro

FOTOGRÁFICAMENTE, UN LUGAR INAGOTABLE
Un fotógrafo profesional nos muestra parte de su trabajo en este encantador lugar de la costa oceánica, donde los vientos moldean permanentemente un paisaje que vale la pena fotografiar.

Perfil: Leonardo Ciro
Fotógrafo del Ministerio de Turismo y Deporte, y del Estudio Orrego. Está comenzando la tesis de fin de carrera de la Licenciatura en Fotografía, en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de la República.
Fue al Cabo Polonio en 1989 y se enamoró del lugar. Desde 1997 va regularmente varias veces al año, y siempre con su cámara.

El peine de los vientos
Para Leo, el Polonio tiene “características únicas en la costa: es un lugar introducido en el mar, no hay luz eléctrica, y está rodeado de una naturaleza fascinante, donde los vientos están de forma permanente”.

El Faro: una presencia inevitable
“Si no estuviera el Faro, no sería exactamente el Polonio”, resume en forma contundente la importancia de esta elevada construcción. Junto con el Cer…