jueves, 13 de agosto de 2015

Uruguay inauguró la temporada de avistamiento de la Ballena Franca Austral



La Ballena Franca Austral llega a las costas uruguayas entre julio y noviembre, y cada año crece el número de curiosos que se acercan a sus costas para verla. Esta ballena, cuya hembra tiene de promedio unos 18 metros de longitud y cuatro mil kilos de peso, es una de las especies animales que más interés turístico suscita en Uruguay.
Durante esos meses, desde las costas del este del país, como las de Maldonado y Rocha, se pueden ver apareamientos, partos y los primeros cuidados de los ballenatos, además de poder disfrutar de sus inesperados saltos y soplidos de casi tres metros de altura.
Este año, la temporada se inauguró el pasado 22 de julio desde el Ministerio de Turismo de Uruguay, acto al que acudieron, entre otros, la ministra Liliam Kechichian y el director nacional de Turismo, Carlos Fagetti.

La ruta migratoria de la Ballena Franca Austral pasa por Argentina (Puerto Madryn), Uruguay (Maldonado y Rocha) y Brasil (hasta la isla Florianópolis). Durante este período, las ballenas se aparean y dan a luz, para posteriormente realizar los primeros cuidados de los ballenatos, antes de emprender el regreso a la Antártida.
Uruguay cuenta con una Ruta de la Ballena formada por plataformas costeras colocadas estratégicamente y puntos frecuentes de avistamiento, como los miradores elevados de las playas de la Punta Este, que contribuyen a su búsqueda, así como de delfines, lobos y aves marinas.
Otra opción para ver las ballenas desde más cerca son las excursiones en bote que parten desde los puertos de La Paloma, Punta del Este y Piriápolis, embarcadas para la búsqueda y avistamiento de cetáceos, actividades turísticas enmarcadas dentro de normas estrictas de seguridad ambiental, siguiendo los procedimientos conservacionistas para no interferir en el ciclo vital de las ballenas y mantener seguros a los pasajeros.
Fagetti señaló que ‘Uruguay ha asumido un compromiso ético de cuidar a su ecosistema para que las ballenas lleguen a este lugar como lo hacen tradicionalmente, y eso nos da la oportunidad de transformarlo en un producto turístico’.
En el marco de la Ley General de Protección al Ambiente, Uruguay trabaja en defensa de estos mamíferos marinos, siendo además miembro de la Comisión Ballenera Internacional, apoyando la ley de Santuarios de Ballenas y Delfines, y coordinando actividades en las playas relacionadas con la limpieza para no interferir en la vida de los animales en sus costas.


Fuente: expreso.info
Artículo publicado en Destino Punta del Este