viernes, 31 de enero de 2014

Policía de Punta del Este no reprimirá los desmanes

VECINOS DEL PUERTO VIVEN NOCHES AGITADAS


La Policía no reprimirá a los jóvenes que cometan desmanes en horas de la madrugada en la rambla portuaria de Punta del Este. La posición del Ministerio del Interior se conoció ayer en la reunión de trabajo convocada por la Liga de Punta del Este.

Los jóvenes ocupan la vereda pero también cortan un carril de la calle. Foto: Marcelo Bonjour

MALDONADOMARCELO GALLARDO31 ene 2014
El encuentro organizado por la Liga tuvo como único tema la forma de controlar el caos que se produce cada madrugada en el entorno de la rambla de circunvalación de la península, a la altura de la calle 27 de Punta del Este.
De la reunión participaron el alcalde del balneario, Martín Laventure; el jefe de Policía, Juan Daniel Balbis, y el prefecto de Puerto, Juan Diez, entre otras autoridades.
"Toda acción implica la posibilidad de una reacción. La Policía actúa ajustada a derecho tratando de provocar la menor reacción posible de gente que uno no sabe cómo puede responder a situaciones de represión", dijo Javier San Martín, presidente de la Liga de Punta del Este al explicar la información aportada por las autoridades policiales presentes en la reunión.
"La Policía entiende que las cosas se están desarrollando dentro de determinados carriles, por lo que han adoptado una conducta de control pero no de una reacción importante", afirmó San Martín.
Durante el encuentro se manejaron diversas posibilidades para poder encontrar una solución a este problema que está dejando mal parada a Punta del Este. "Se habló en la reunión de diversas opciones, como de habilitar zonas para los jóvenes. Claro, mientras no haya ese lugar, tenemos este problema", expresó San Martín.
El jefe de Policía, Juan Daniel Balbis, sostuvo que la única medida que puede instrumentar la fuerza pasa por habilitar una zona de exclusión en ese lugar. Esta zona de exclusión deberá ser solicitada a la Policía por el intendente Oscar de los Santos o el alcalde Laventure.

No al choque.

El titular de la fuerza dejó entrever que los efectivos no enfrentarán a los jóvenes que todas las noches se reúnen en la rampla portuaria en un marco de desorden de todo tipo que es resistido por los vecinos del lugar.
Faltaron a la cita los jueces y fiscales, quienes fueron invitados por la institución.
"Ninguno de los detenidos fue procesado. Por eso queríamos conocer la posición de la Justicia. No vino nadie, nos quedamos sin saber porqué", indicó Javier San Martín
Laventure dijo que este problema que se registra todas las noches en Punta del Este se irá diluyendo a medida que vaya pasando la temporada y se retiren tanto los propietarios como los jóvenes que todas las noches se reúnen en ese lugar de la ciudad esteña.
"El principal problema surge en los primeros quince días de enero. Ahora baja el número de personas como que se da cierto afloje. De todas formas tenemos varios fines de semana y hasta el feriado de Carnaval donde pueden generarse más situaciones complicadas", afirmó San Martín.
Laventure valoró la iniciativa de la Liga aunque reconoció que durante la reunión no se conocieron novedades sobre la forma de encarar el problema.
"El diagnóstico, más o menos, lo tenemos todos. El tema es qué medidas concretas tenemos que impulsar para evitar estos problemas que afectan a los vecinos de Punta del Este. El tema es que la gente quiere respuestas", afirmó Laventure.
"Como los boliches son caros los jóvenes optan por los espacios públicos. No puede ser que la manera de reunirte sea con la música a todo volumen y emborrachándose, metiéndose en el jardín de un vecino o de un edificio para hacer cualquier cosa", agregó.
El representante de la Intendencia, Máximo Oleaurre, sostuvo que si bien deben aplicarse los controles del caso, también es cierto que hay que permitirles (a los jóvenes) que se expresen con libertad.
"Gracias a los jóvenes Punta del Este tendrá su futuro", afirmó el funcionario.

Hubo 76 detenidos

Durante el mes de enero la Policía efectuó 34 intervenciones por los desmanes en la rambla portuaria y en otras zonas que resultaron en 76 personas detenidas, 43 de ellas menores de edad que recuperaron la libertad por orden judicial. La gran mayoría de los detenidos fueron jóvenes montevideanos que luego de ser entregados a sus padres no reincidieron en provocar otros desórdenes en la vía pública.
Articulo publicado en el País.