sábado, 22 de febrero de 2014

Alas Uruguay ya tiene preacuerdos para arrendar tres Boeing 737-300



La empresa instaló oficinas operativas en el Aeropuerto de Carrasco



Alas Uruguay se instaló en una oficina operativa del Aeropuerto de Carrasco. “Es un avance, estamos instalados en el aeropuerto que para nosotros es importantísimo, aunque nunca dejamos de trabajar, es importante posicionarnos y ahí nos sentimos cómodos; estamos trabajando en lo que queremos”, dijo Sabrina Acevedo, de la directiva de la compañía, quien señaló que ya existen preacuerdos con empresas internacionales que arriendan aviones.
Los trabajadores de Alas Uruguay, ex funcionarios de la cerrada Pluna, usaban hasta esta semana la sede del sindicato de la aerolínea que se encuentra en proceso de quiebra. Mientras tanto, el propietario de un local comercial en la zona de Punta Carretas mantiene reservado el inmueble hasta que se concreten avances en la estructuración de la aerolínea que les permita iniciar operaciones al público. 
Mediante un acuerdo con Puerta del Sur, concesionario del aeropuerto, accedieron al espacio de oficinas que antiguamente ocupó Pluna.
Abogados de la aerolínea están "intercambiando documentación" con empresas internacionales que se dedican al arrendamiento de aeronaves con las cuales ya tienen preacuerdos, dijo Acevedo. “Tenemos varias opciones que se ajustan a nuestros requerimientos”, dijo.
Los contratos de arriendo con lessores internacionales son necesarios para obtener el préstamo de US$ 15 millones al que el Estado uruguayo se comprometió mediante el Fondo de Desarrollo (Fondes) y que sigue vigente, indicó la dirigente.
Alas Uruguay ya ocupó oficinas operativas en el Aeropuerto de Carrasco.
“El préstamo del Fondes y la garantía de las aeronaves (ofrecida por el gobierno) son cosas diferentes, evidentemente hay que presentar el contrato de las aeronaves para obtener el préstamo”, apuntó.
Alas Uruguay apunta a aviones Boeing 737-300. “Nuestros pilotos, los más antiguos -quienes se mantienen en la nómina para ingresar-, tuvieron certificación para este modelo; tienen que recertificarse, que es un proceso que lleva 20 días o un mes”.
Fuentes de Alas Uruguay aseguraron al diario La República que el Departamento de Comercio de la Embajada de Estados Unidos se contactó por correo electrónico con la aerolínea para ofrecerse a colaborar como “mediadores” con lessores norteamericanos. A partir de esta primera aproximación se concretó una reunión con los representantes de la sede diplomática de los EEUU.
Alas Uruguay ya había iniciado contactos con algunas arrendadoras, pero el apoyo que realizó la embajada de EEUU permitió sumar otros cinco lessores en las negociaciones.
Reserva de frecuencias está vigente
Las reservas de frecuencias que utilizaba Pluna “están vigentes”, en particular las del puente aéreo Montevideo-Buenos Aires, afirmó Acevedo.
La dirigente de Alas Uruguay está de acuerdo con el director de la Dirección Nacional de Aviación Civil(Dinacia), brigadier Antonio Alarcón, en cuanto a que “difícilmente” la empresa llegue a tiempo para poder volar a Brasil cuando se dispute la Copa del Mundo.
“De cualquier manera aguardamos el préstamo -creemos que no va a haber inconvenientes con eso- y vemos la posibilidad de que la empresa sea declarada de interés nacional; con esa carátula se acortan los tiempos de los procesos de autorización en la Dinacia, por ahora no nos podemos adelantar”.
Las oficinas operativas en el aeropuerto se encuentran en el entrepiso, no son oficinas al público y pueden albergar a unas 80 personas, indicó Acevedo. Está previsto que cuando la empresa se ponga en marcha funcionen dos oficinas comerciales, una en la terminal aérea y la otra en Punta Carretas.
Respecto a los plazos, que han sufrido postergaciones en un proceso que lleva casi dos años, “lo claro es que este proyecto  no depende pura y exclusivamente de nosotros; si la parte técnica, pero estamos accediendo a un préstamo estatal que tiene sus requerimientos, sus fechas, los tiempos de la Dinacia con los recursos humanos que dispone también es algo que se nos va de las manos a nosotros”, indicó Acevedo.
Hasta ahora, Alas Uruguay sólo ha obtenido financiamiento del Estado mediante un préstamo no reembolsable de US$ 230.000 a través del Fondo de Asistencia Técnica No Reembolsable (Fondat).
Como la compañía no tendría garantía estatal para el arriendo de tres o cuatro aviones –busca Boeing 737- tendrá que pagar por adelantado el equivalente al alquiler de los primeros cuatro meses: se estima que los precios van entre los US$ 60.000 y US$ 100.000 mensuales por aeronave.
El viernes pasado, Alas Uruguay tuvo un encuentro con directivos de Aerolíneas Argentinas a quienes les fue presentado el plan de negocios que pretende desarrollar su par uruguaya a partir del segundo semestre del año, con la intención de buscar acuerdos de vuelo entre las dos compañías, informó La República.

De no mediar la declaración de interés nacional, el directorio de la compañía estima que comenzará a operar en el mes de setiembre, teniendo en un principio cinco destinos: Buenos Aires, Santiago de Chile, Asunción, Río de Janeiro y San Pablo.



Artículo publicado en Hosteltur. Uruguay