lunes, 14 de abril de 2014

La Regata “Meseta – Paysandú” volverá a escribir otra página histórica




 Las tripulaciones del “Inca”, el “Felicia”, el “Amatzu” y el “Grampo” jamás imaginaron en 1950 que estaban escribiendo una página dorada en la historia de la náutica sanducera, cuando decidieron conocer la Meseta de Artigas, y emprendieron viaje río arriba a lo largo de tres días.
El 23 de setiembre llegaron a destino. Escalaron el terreno hasta llegar al pie del monumento, donde se abrazaron, cantaron el Himno Nacional, hicieron un minuto de silencio tras unas breves palabras en homenaje a José Artigas, y depositaron una ofrenda floral.
Luego fue tiempo de volver. Y tras ese homenaje al Prócer, se decidió retornar a Paysandú en competencia, sin imaginar que esa regata “Meseta de Artigas – Paysandú” sería la piedra fundamental de una actividad náutica que se desarrolló posteriormente año a año, sin interrupciones, para festejar en este 2014 nada menos que sus 65 años.
El viernes y el sábado próximos, la vela nacional vivirá una nueva edición de la competencia más importante del país por lo antes dicho, y por qué no del mundo, teniendo en cuenta que para la Federación Iberoamericana de Vela, consultada por EL TELEGRAFO tras la disputa de la 59ª edición de la competencia, aseguró que bien podría tratarse de un récord.
En aquel momento Armando Goulartt indicó que “una 59ª edición de forma ininterrumpida me parece ser un récord, pero no tenemos datos para confirmarlo exactamente”.
Y días después, el vicepresidente de la Federación, Leopoldo Dreyer, indicó que “sin dudas que 59 ediciones de alguna regata en particular, en mi opinión, es todo un récord”.

EL MIÉRCOLES PARTE LA "SACRA"
Con 50 embarcaciones preinscriptas, y teniendo en cuenta que se espera una flota de unos 70 veleros, la 65ª edición de la Regata “Meseta de Artigas – Paysandú” se prepara para vivir el próximo viernes y sábado una fiesta inolvidable.
El miércoles comenzará a vivirse la regata, en virtud de que la embarcación insignia del Yacht Club Paysandú, la “Sacra”, partirá a las 6 de la mañana rumbo a la Meseta de Artigas, tras una escala en la desembocadura del arroyo Guaviyú.
En la “Sacra”, que llegará a destino el jueves al mediodía, comenzarán a recibirse las inscripciones dos horas más tarde, y a las 21 será tiempo de la clásica reunión de timoneles, en la que se abordarán los últimos detalles y se informará a los navegantes de las últimas novedades.

EL VIERNES, LA PRIMERA ETAPA
El viernes a las 10 se llevará a cabo el tradicional acto al pie del monumento a José Artigas, donde tal como sucedió en 1950 se entonará el Himno Nacional y se depositará una ofrenda floral, en una ceremonia que es compartida por cientos de personas que, edición tras edición, se trasladan a la Meseta.
A las 11.30 está previsto que la competencia se ponga en marcha, por lo que la flota emprenderá viaje río abajo con destino a la desembocadura del arroyo Malo, donde finalizará la primera etapa tras haber recorrido unos 35 kilómetros.

LA LLEGADA
El sábado, a las 8.30, la flota volverá a navegar, ahora con destino a nuestra ciudad, para disputar la segunda y última etapa de la competencia.
Serán unos 51 kilómetros intensos, en los que quienes están bien ubicados intentarán mantenerse en las principales posiciones, mientras que las embarcaciones que no tuvieron una buena primera etapa navegarán con el único objetivo de recuperarse.
Se estima que, siempre dependiendo de las condiciones del tiempo, los primeros veleros llegarán sobre el mediodía para cruzar la línea de llegada que estará establecida frente al club náutico sanducero.
Y así como la largada en la Meseta de Artigas es un espectáculo único, también lo es la llegada, tal como pudo apreciarse el pasado año, cuando las condiciones del viento llevaron a que la definición fuera infartante, con cuatro o cinco embarcaciones tirando bordos en búsqueda de rachas, todas con posibilidades de ganar en el agua la segunda instancia.
La histórica regata se cerrará a las 21, con la cena de entrega de premios en el Complejo Orlando Nardini, que servirá como es tradicional para compartir anécdotas entre los navegantes que se integrarán a la competencia náutica más importante del país.




Artículo publicado en El Telegrafo