miércoles, 2 de abril de 2014

Uruguay es sede de XVIII reunión anual iberoamericana sobre regulación de energía y agua


Intercambio de conocimientos



Desde el 1.° al 3 de abril se congregan en Montevideo representantes de las distintas reguladoras con la finalidad de actualizar datos y analizar los últimos avances en la materia. La URSEA propuso como tema la regulación de las empresas públicas en pro de la transparencia y eficacia en la gestión. Desde hace 9 años, nuestro país no era anfitrión de este encuentro de entes reguladores de la energía y el agua de Iberoamérica.
El presidente de la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (URSEA), Daniel Greif, explicó que anualmente se reúnen todos los entes reguladores de América Latina, España y Portugal, para discutir y compartir los temas novedosos que aparecen en las regulaciones de los distintos países en relación a energía, combustibles, integración y eficiencia energética.
“Cada país evoluciona con distintas lógicas y estar al tanto y actualizarse de acuerdo a las tendencias y regulaciones es fundamental para marcar la agenda de algunos temas que son de interés para Uruguay, pero también para la región, y en los que se apuesta a generar conocimiento nuevo, a mejorar las herramientas regulatorias y ver cómo trabajan otros países en esta materia”, subrayó.
Entre los temas que integran la agenda, Greif explicó que desde Uruguay se propuso la regulación de las empresas públicas como un tema que en nuestro país es fundamental. “Todos los países de Latinoamérica tienen empresas públicas que regular y sin duda no se regulan ni funcionan igual que las empresas privadas, que fueron el origen de la regulación”.
En esa línea, dijo que a través de un proyecto con la Universidad de la República, se buscan introducir incentivos eficientes para trabajar con las empresas públicas y los ministerios en la definición de políticas para mejorar la eficiencia, dar garantía a los usuarios y optimizar el acceso a la energía. Explicó que estos incentivos para empresas públicas no son siempre de carácter económico, sino que se trabaja en la búsqueda de señales desde la transparencia, definir los compromisos de gestión, controlar que se cumplan, asociarlos a las inversiones necesarias, y a las políticas que se formulan desde el Poder Ejecutivo.
Greif señaló que el resultado que se obtuvo de los tres años de gestión en esta materia, tras la interacción con las empresas públicas, es un factor fundamental. “No se puede hacer regulación por fuera, desconociendo el rol que juegan las empresas públicas que son actores de operación del sistema, pero además históricamente, en Uruguay, la empresa pública es objetivo de las políticas sociales y económicas. Las tarifas juegan un rol importante en los costos de la población y eso hay que respetarlo, pero hay que tratar de explicitar los objetivos y generar compromisos para que la transparencia ayude a la mejora de la gestión y generar compromisos de largo plazo, de las empresas, en el cual URSEA está involucrado, controlando y dando seguimiento para que las tarifas reflejen las mejoras de eficiencia que se logran”, enfatizó.
Por su parte, el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, resaltó que la políticas energéticas, de telecomunicaciones y productivas están entrelazadas, y van de la mano de las políticas sociales, puesto que actualmente el 99,7 % de la población tiene acceso a la energía.
Señaló que Uruguay tuvo la necesidad de cambiar el rol del Estado y de las empresas privadas aumentando también la inversión en infraestructura, la cual durante muchos años fue menor al 2 % del producto bruto interno y en los últimos años alcanzó el 4 % del mismo. De esa manera, se promueve el crecimiento a través de la diversificación del sector energético, puntualizó.
Sostuvo que se necesita más energía para que haya crecimiento económico, factor que está relacionado con el desarrollo productivo. Agregó que entre 2010 y 2013 la inversión y la fijación de políticas energéticas permitió alcanzar cambios cualitativos en la generación de energías renovables, como la biomasa, el biocombustible y la energía eólica, que permitirán alcanzar la meta de llegar a la mitad de la matriz energética con fuentes renovables.
En tanto el ministro de Economía y Finanzas, Mario Bergara, resaltó que el hecho de que esta reunión se realice en Uruguay muestra que los organismos de definición de políticas de energía y el organismo regulador van llegando a su madurez y reconocimiento nacional e internacional.

“Es el fruto de un proceso largo de rediseño institucional donde la dirección de Energía, la URSEA, y las empresas públicas que proveen servicios de energía y la creciente participación privada en la generación de los distintos tipos de energía, se van conformando esos sistemas saludables, con buenos incentivos, con organismos públicos potentes, con empresas públicas y privadas potentes, que son las que tienen que garantizar que la provisión energética en el futuro no se transforme en un cuello de botella para el crecimiento y el desarrollo”, enfatizó.









Artículo publicado en Presidencia. Uruguay